lunes, 19 de febrero de 2007

Defectos


Soy la peor clase de animal doméstico: soy vaga. Desde que tengo memoria, odio planchar, lavar, cocinar, repasar, ordenar, barrer, limpiar. No siento la menor inclinación por ninguna de esas tareas que, por generaciones, las mujeres han sabido abarcar como si se tratara de una segunda naturaleza.

No soy feliz en la mugre ni en el completo desorden, por lo que hago lo mínimo indispensable y vivo el resto con culpa. Para peor, la muchacha que venía cada tanto a refregar estantes y limpiar vidrios, comenzó a hacer llamadas escandalosas en mi teléfono de línea y algo se rompió entre nosotras: tuve que dejar de llamarla.

El Ex, en cambio, era (es) fanático absoluto del orden y la limpieza, casi rayando lo patológico, por lo cual nos sufríamos mutuamente. Yo, porque me esforzaba aunque sabía que mis esfuerzos nunca iban a alcanzar sus estándares sanitarios, y él por lo mismo. Nos preocupaban las complicaciones de una futura convivencia.

Cuando mi madre llamó a mi abuela para informarle de mi separación, mi abuela dijo:

-"No importa. Ya encontrará algo mejor. Aunque A. no sepa hacer las cosas de la casa, ella tiene otras virtudes"

La abuela sabía que Ex era fanático del orden, y a mí me conoce desde siempre. Pero lo dijo como si yo tuviera un defecto evidente sobre el cual no hubiera mucho que hacer: un ojo de vidrio, o una pierna más corta que la otra. Tengo, de hecho, otras virtudes. Pero mi abuela no tiene ni idea de cuáles son: todavía no entiende por qué, si estudíé Comunicación, no aparezco hablando en su televisor todos los mediodías en el noticiero. Lo bueno es que ella es la madre de mi madre y no la mía, por lo cual -por suerte- no tengo que ser yo quien se desviva por cumplir sus expectativas.

Esa es tarea de mi madre, y bastante mala sangre que se hace ella. Pero ese es tema para otro post.



3 comentarios:

Carola dijo...

abuelas... un mal muuuy necesario! te recuerdan a diario, cuando las tenes cerca, que "unos kilitos de mas, no te vendrian nada mal" "que tenes que masajearte el cuero cabelludo" "que tenes que caminar como una señorita: bien elegante" y "que una mujer sin aros... es un mujer sin orejas" jajaja... como no las vamos a quereeeeeeer, si son inimputables!!

Beautifulury Ury dijo...

No me había percatado de estas cosas! Gracias!! masajes

Carlos Escamilla dijo...

Perfecto!! Gracias por la INFO reformas